Bienvenida

Desde hace mucho tiempo nos atrae la movilidad eléctrica, a partes iguales por tecnología y por ecología.

La actividad humana deja huella siempre en la naturaleza, pero existen formas de minimizar esa huella, de hacer los procesos mucho más sostenibles. En automoción, la electricidad es esa clave que puede convertirla en más sostenible y menos impactante, y no sólo la técnica que permite arrancar un motor sin manivela…

La ingeniería de telecomunicaciones, el diseño electrónico, la docencia, las ciencias empresariales y las de la información forman parte de la experiencia profesional de quienes hemos decidido crear este espacio, buscando promover una cultura de movilidad sostenible, nuevas posibilidades de empleo, aportar a la sociedad nuestra visión particular y recoger las ideas o aportaciones de todos aquellos que muestren entusiasmo en el sector..

En automoción, se puede hacer lo mismo, con más seguridad y gastando menos energía, con unas pautas básicas de conducción que iremos comentando. Un sistema de propulsión eléctrico, con capacidad de regenerar energía en retenciones y frenadas, representa cumplido aquel viejo sueño imposible de recuperar gasolina para el depósito en las bajadas de puertos o cuestas prolongadas, que las leyes físicas de la termodinámica y la entropía hacían tan imposible como los viajes en el tiempo. Otro invento que pasa algo desapercibido de momento como es el motor de aire comprimido, plantea una recuperación real de energía en esos casos también. Aquí tendremos espacio tanto para soñar como para poner los pies en la tierra, ya que de muchos sueños, se han conseguido tierras mucho más firmes que pisar también.

Los sistemas más ecológicos de propulsión para vehículos presentan a día de hoy un doble inconveniente, la escasa autonomía y la inexistencia de una red de recarga adecuada para su uso generalizado. Pero veremos distintas formas de mitigar ese problema. Sin duda nadie va a inventar a estas alturas el «enchufe» eléctrico, se trata sólo de colocar algunos más donde antes no los echábamos en falta. La anterior, es la frase que mejor se me puede ocurrir para rebatir exposiciones pesimistas sobre la dificultad de recargar un vehículo eléctrico. No obstante hay que tener en cuenta la dificultad tecnológica de la recarga rápida, ya que tardar tan poco en recargar la batería como lo que se tarda en llenar de gasolina un depósito es un gran handicup, sólo compensado de momento con que la recarga eléctrica se puede plantear fundamentalmente para los espacios de reposo del vehículo, que son numerosos en el hogar, el trabajo, o lugares de ocio.

Con algunas colaboraciones, pruebas de vehículos, y seguimiento del sector, el principal promotor de este espacio lleva unos años tanteando el mundo de la movilidad eléctrica, y es hora de dar un paso más, con motivación y el respaldo adecuado.

Esperamos que este sea un espacio ameno, didáctico, útil y que permita poner en marcha nuevas ideas en relación con este sector.

Bienvenidos y gracias por venir!

El equipo de e-Vehículos